Cómo profesionalizar tu dominio del Poker

Grandes jugadores

Los jugadores profesionales de poker suelen ser personas cultas y con un gran carisma, que termina por convertirles en figuras apreciadas por todos los seguidores del juego. La historia del poker está llena de jugadores que han logrado hacerse con cantidades millonarias logrando la victoria en los torneos de mayor prestigio, como las Series Mundiales de Poker o el Campeonato Mundial de Poker Online. Estos jugadores supieron delimitar la diferencia entre habilidad y azar, trabajando el juego desde todos sus aspectos y sacándole el máximo provecho a sus bankroll.

Chip Reese es considerado ampliamente como el mejor jugador de poker de la historia, con miles de fans que aún revisitan de forma continua sus mejores jugadas incluso después de su fallecimiento. Llegó a ganar más de 3 millones de dólares gracias a su excelente juego, y en 1991 fue el jugador más joven en entrar en el Hall de la Fama del Poker. En 2006, se hizo con la victoria en el HORSE World Championship, un complicado juego de poker que involucra grandes cantidades de dinero y que mezcla partidas de variedades tan complicadas como el Omaha, el Razz o el Seven Card Stud.

Johnny Chan es otro jugador que causaría sensación durante los 80 y 90. En 1987 y 1988 ganó las Series Mundiales de Poker de forma consecutiva, y en la actualidad suma 10 títulos en este torneo. Chan vivió durante gran parte de su vida en Hong Kong, pero se mudó a Las Vegas para poner a prueba su talento como jugador de poker y convertirse en profesional: un sueño al que aspiran miles de jugadores en todo el mundo. Chan es un jugador carismático que ha aparecido en diversas películas, además de ser un ambicioso empresario.

Phil Ivey es otro de los grandes jugadores de poker que causan sensación. Sus nervios de acero y su gran valentía son motivo suficiente para que sus seguidores le adoren, pero su palmarés habla por sí solo: 10 victorias absolutas en las Series Mundiales de Poker y un Tour Mundial de Poker. Sus cinco apariciones en las finales del Tour Mundial de Poker le convierten en uno de los jugadores más difíciles de derrotar del mundo, y por eso algunos críticos le consideran el mejor jugador vivo. No existe prácticamente ningún año en el que Ivey no se haga, al menos, con un premio de alta categoría en alguno de los torneos más importantes del mundo.

Estos son tan sólo algunos de los mejores jugadores de poker del mundo, pero son muchos los que día a día siguen grabando su nombre en la historia del poker. Aprender de ellos es garantía de un juego más profesionalizado.